Neurocirugía Global

Instituto NED Mnazi Mmoja: El primer centro de neurocirugía humanitaria de Zanzíbar

El Instituto NED es el único centro para la atención y formación neuroquirúrgica en Zanzíbar. Fue construido en el año 2014 en el Hospital Mnazi Mmoja de Zanzíbar y desde entonces ha sido reconocido como un modelo de cooperación sanitaria en África para desarrollar la neurocirugía en sistemas sanitarios de bajos recursos.

pacientes vistos en consulta
+ 0
cirugías realizadas
+ 0
misiones al Instituto NED
+ 0
voluntarios al Instituto NED
+ 0
sanitarios formados (in situ y en cursos)
+ 0
cursos organizados en el Instituto NED
0

Construcción e inauguración del Instituto NED

Financiado y codirigido por la fundación, el Instituto NED atiende a todos los pacientes (adultos y pediátricos) con necesidades neuroquirúrgicas de Zanzíbar. Además, el centro está acreditado por el Colegio de Cirujanos de África del Este, Central y del Sur (COSECSA) para la formación de médicos residentes en neurocirugía.

El Instituto NED nació a partir de una convicción: cualquier persona que lo necesite debería poder recibir una atención neuroquirúrgica digna. En África subsahariana, sin embargo, millones de personas no tienen esa posibilidad.

Todas las iniciativas desarrolladas en el Instituto NED tienen el objetivo de mejorar la atención médica y quirúrgica de la población. Por ello, nuestras intervenciones aspiran a Equipar, Tratar y Educar (ETE) al mismo tiempo. La fundación lidera la gestión del centro, financia la compra y el mantenimiento de la infraestructura, el mobiliario y el material médicos; colabora en la asistencia a los pacientes por medio de misiones quirúrgicas y forma a los profesionales sanitarios locales por medio de iniciativas educativas.

Visión: la neurocirugía como especialidad transformadora

Nuestra visión es que la neurocirugía podía ser una de las primeras subespecialidades quirúrgicas que se desarrollara, en lugar de la última como sucedía habitualmente. Si un centro médico logra tratar a pacientes con neuropatías y realizar operaciones neuroquirúrgicas complejas con éxito, otras especialidades se beneficiarán, especialmente la UCI, anestesiología, enfermería, ortopedia y trauma.

Este efecto catalizador lo hemos visto en la práctica: tras casi una década desarrollando la neurocirugía en África, la capacidad diagnóstica y clínica de los sistemas sanitarios mejora. La infraestructura que se requiere para atender al paciente neuroquirúrgico (herramientas diagnósticas como el TAC, laboratorio clínico, instrumental avanzado de quirófano) también contribuye a mejorar la calidad asistencial y técnica de los centros.

Pues el desarrollo de los servicios quirúrgicos exige invertir en cada uno de los componentes del sistema sanitario: los anestesiólogos, el personal de quirófano, los técnicos e ingenieros biomecánicos, los servicios de cuidados críticos y el personal de enfermería tienen que colaborar estrechamente con cirujanos especialistas. Así, para que la actividad quirúrgica pueda desarrollarse con normalidad, es imprescindible que el resto del sistema funcione.

Filosofía de trabajo: empoderar para dejar de ser necesarios

La clave que diferencia al Instituto NED de otras iniciativas ha sido trabajar mano a mano con y para el personal local. Los profesionales han estado involucrados en el proyecto desde el inicio. Nuestra colaboración se basa en establecer rutinas de trabajo, crear protocolos y ofrecer herramientas para que los profesionales adquieran las capacidades y habilidades suficientes para prestar servicios neuroquirúrgicos de forma autónoma e independiente.

El éxito del proyecto depende del equipo local (limpiadoras, auxiliares, enfermeras y médicos). Cada uno es imprescindible y todos ejercen su trabajo dispuestos a afrontar cualquier complicación, con interés por aprender y la motivación necesaria para seguir avanzando.   

A través del ejemplo ofrecido por cientos de voluntarios, los profesionales de Zanzíbar han aprendido cómo se logra una buena praxis asistencial, empezando por la limpieza, higiene y esterilización hasta alcanzar hitos más complicados como la práctica de la cirugía compleja y el manejo postquirúrgico del paciente. Gracias a esta filosofía de trabajo, estamos algo más cerca de lograr la autonomía del centro en la provisión, gestión y financiación de los servicios.

Enfermería: un pilar imprescindible

Para alcanzar este objetivo el trabajo de las coordinadoras enfermeras es clave. En cada una de sus largas estancias, las voluntarias han incorporado sistemas de gestión ordenada de los recursos del centro, estableciendo protocolos asistenciales y de coordinación de equipos junto al personal local del Instituto NED.

Un buen ejemplo de impacto ha sido la organización de la central de esterilización. Este hito ha permitido que la actividad quirúrgica del centro pueda realizarse de forma continua y segura, reduciendo los índices de infección respecto a los inicios. A su vez, la organización de los almacenes, los inventarios de material y medicación para sus control y reposición y la revisión de las caducidades es posible gracias a la comunicación constante entre la coordinadora de enfermería, Hadia Mmadi Nahoda, y el personal de la fundación en España. Esto permite organizar el suministro y la reposición de material cada vez que es necesario. 

Futuro

Seguimos trabajando junto con el Ministerio de Sanidad de Zanzíbar para mejorar la atención sanitaria de la población y la formación de los profesionales locales. La fundación quiere garantizar la calidad y la sostenibilidad del proyecto a largo plazo, alineando nuestros objetivos y plazos con el Plan Estratégico del Ministerio de Sanidad. Para ello continuaremos poniendo las necesidades de los pacientes y de los profesionales locales en el centro de nuestra actividad y nuestro esfuerzo financiador.

Este proyecto es el resultado de cientos de miles de horas donadas de manera desinteresada por parte de cientos de voluntarios. Es la suma de más de diez años dedicados a los pacientes cuyas historias nos han conmovido. La sonrisa de cada persona que se sentía ayudada nos ha dado la motivación para continuar. Algunas, sin embargo, nos han dejado de manera trágica: voluntarios, pacientes y amigos.

Entre todos, Toni Gómez dejó el mayor vacío. Él estuvo desde el inicio, pero no llegó a ver acabado el gran proyecto del Instituto NED. Toni siempre recordaba la importancia de un proverbio africano:

“Si quieres ir rápido, ve solo; si quieres llegar lejos, ve acompañado”

Desde entonces lo hemos hecho nuestro. 

Equipo local del Instituto NED

  • Dr.    Mohammed Ali Haji
  • Dr.    Said Idrissa Ahmada
  • Dr.    Said Simai Msaraka
  • Dr.    Omar Muhamed Mussa     
  • Dr.    Ali Rajab
  • Dr.    Mulhat Simba Abdalla
  • Dr.    Seif Khamis Lali
  • Dr.    Zuhura Muhamed Masoud
  • Dr.    Abdalla Mtoro Tuhuma
  • Hadia Mmadi Nahoda
  • Raya Mohd Abdalla
  • Iddi Msengesì Juma
  • Shamis M. Suleiman
  • Abdulhakim S Haidar
  • Sabra Amour Ismail
  • Mzee Ayoub Mussa
  • Nasra Ali Khamis
  • Mariam Ah. Ahmad
  • Tatu Juma Ali
  • Rashida Kh.Omar
  • Maulid Seif Hussein
  • Hamida K. Mustafa
  • Abubakar Kh. Sharif
  • Maryam Mohd Ali
  • Rajai Mohd Simai
  • Bimkubwa Kh. Ismail
  • Farhat Filla Said
  • Fatma Mtumwa Salum
Scroll al inicio