Neurociencia global y cambio social: Un modelo de cooperación sanitaria

Primer Informe de la Cátedra VIU-NED de Neurociencia Global y Cambio Social


La neurociencia está revolucionando la medicina actual. En la última década, se han destinado miles de millones para comprender mejor cómo funciona el cerebro humano y por qué falla cuando enferma. Estas investigaciones no solo están ampliando nuestro conocimiento, sino que tienen el potencial de transformar la prevención y el tratamiento de muchas enfermedades. Sin embargo, millones de personas en el mundo no pueden beneficiarse de estos avances. Existen profundas desigualdades en cuanto a los recursos que los países pueden dedicar a abordar estas enfermedades. Además, no todos los sistemas sanitarios están preparados para abordar los problemas neurológicos de sus poblaciones, especialmente en los países de renta baja.

La buena noticia es que sabemos cómo transformar estas condiciones. En la mayoría de los casos, no se trata de un problema de conocimiento sino de voluntad, capacidad y recursos. Este informe resalta el papel de la neurociencia global en la promoción del cambio social en el campo de la salud. En línea con esfuerzos similares en el ámbito de la salud global, especialistas, organizaciones y donantes están trabajando para extender las oportunidades brindadas por la neurociencia a las poblaciones más desfavorecidas. Cualquier persona debería beneficiarse de estas oportunidades, con independencia del lugar en el que viva.

En este trabajo presentamos un modelo de cooperación sanitaria que ha permitido mejorar un sistema sanitario de bajos recursos a través del desarrollo de la neurocirugía. Este modelo ha sido concebido por la fundación Neurocirugía, Educación y Desarrollo (NED) y ha guiado intervenciones en el ámbito de la infraestructura médica, la asistencia clínica y la educación del personal sanitario en el archipiélago de Zanzíbar (Tanzania). Estas intervenciones se han centrado en Equipar, Tratar y Educar (ETE) al mismo tiempo y en ellas han participado una variedad de especialistas, desde neurocirujanos a neuropsicólogos, anestesistas y neurorehabilitadores.

Más allá de desarrollar una especialidad médica en concreto, este modelo puede ser relevante para cualquier organización interesada en la promoción de la salud y el cambio social. Tenemos la oportunidad de dar respuestas a necesidades que han sido históricamente desatendidas. Y contamos con la experiencia y el conocimiento para mejorar la salud de millones de personas. Estamos convencidos de que, si más personas y organizaciones se unen, podremos lograr juntos este objetivo.

Scroll al inicio